HILOS DE SUSTENTACION

Con el advenimiento de nuevas técnicas de rejuvenecimiento facial, la tendencia del sector médico es la de actuar con métodos cada vez menos invasivos asociados a resultados más durables.
Las técnicas diagnósticas que han permitido un mayor conocimiento de los cambios que sufren las partes blandas faciales y que llevan al aspecto envejecido, han permito nuevos métodos y protocolos de trabajo para aportar las soluciones que requiere una piel envejecida.
Los “hilos-suspensión” son suturas especialmente diseñadas para ser implantadas en los tejidos subcutáneos. Allí se insertan en la trama de tejido conjuntivo elevando y recalibrando las áreas que presentan ptosis (caída gravitatoria de los tejidos) y, por consiguiente, restaurando los contornos y elevando las estructuras faciales.

La suspensión de la cara envejecida con “suturas de púas” o de “púa y sutura” o “suspensión con hilos” o “Aptos”o “Featherlift” o “Contour Thread” o “suturas barbadas” o “hilos rusos” que de todas estas formas se suelen encontrar en la literatura, ofrece la promesa de una técnica mínimamente invasiva con pocos efectos adversos.
La suspensión para contrarrestar el descenso facial se puede practicar con materiales protésicos, como suturas.
La suspensión facial con suturas, aunque no es una idea nueva, ha ganado prominencia con el advenimiento del así llamado estiramiento (lifting) facial rápido.
Este procedimiento consiste en pasar suturas por debajo de la piel de la cara y el cuello para contrarrestar el descenso y la laxitud de los tejidos, lo que evita grandes incisiones, despegamiento significativo y tiempo de recuperación sustancial después de la cirugía.
En la última década, la capacidad de soportar carga de las suturas de suspensión facial ha aumentado por el agregado de púas a la sutura de polipropileno. Estas suturas se describen en la bibliografía como Aptos Threads (Aptos, Moscú, Rusia), Isse Endo Progressive Face Lift Sutures, Contour Threads (Surgical Specialties Corp., Reading, Pa.) y Happy Lift.
La utilización de suturas de suspensión en la cara se ha practicado con suturas convencionales tanto para corregir parálisis faciales como para la elevación estética de las almohadillas adiposas malares a fin de aumentar el volumen de la región medio facial.
Los “hilos-suspensión” ejercen su función gracias a que las prolongaciones del hilo se anclan en los tejidos y los mantienen traccionados en una determinada dirección. Su particular diseño permite que después de su implantación, sus púas abiertas, penetren en los tejidos de su alrededor, mientras que por la diferente direccionalidad de las citadas prolongaciones se asegura un equilibrio de fuerzas.
Dependiendo de la orientación de las púas en forma de rueda, los hilos pueden agruparse en:
Bidireccionales: Con sus púas de rueda convergiendo o divergiendo, dependiendo de la orientación de éstas. A su vez estos pueden ser hilos permanentes (hilos Aptos) o hilos reabsorbibles (Happy Lift Revitalisation)
Unidireccionales o anclados: Normalmente necesitan ser fijados para lograr un efecto lifting.
1-Hilos aptos.
Hilos de suspensión sub dérmica antiptosis de Sulamanidze.
En los años 90, el cirujano plástico ruso Sulamanidze, inició el perfeccionamiento de un hilo quirúrgico no reabsorbible con doble fila contrapuesta de pequeñas espinas, como dos espigas de grano, una sobre otra, que confería al hilo la propiedad de auto-sostenerse cuando se inserta el tejido.
En último lugar la mejora y desarrollo en la técnica de alzamiento por hilos, ha sido el utilizar los hilos permanentes o Aptos® de longitudes superiores a lo usual hasta este momento, es decir, de 30 cm. Esta variedad ha sido diseñada en especial para ser utilizada en el levantamiento del área del cuello, y en indicaciones corporales como en brazos y cara interna de los muslos. Siendo el hilo más largo e insertándose, por consiguiente, en un número mayor de dientes de rueda o prolongaciones, estos hilos pueden soportar mayores pesos por lo que son particularmente indicados en las áreas como el cuello dónde el tejido está sometido con mayor intensidad al efecto de la gravedad. La fuerza a ejercer es proporcional al número de hilos.
2-Hilo de Serdev.
En la misma década, el cirujano plástico Nikolay Serdev, comenzó a utilizar un hilo liso, sin filo, caracterizado por una cerda corta elástica que se inserta en el tejido con un nudo para crear una especie de “bolsa de tabaco”. Esta sutura permitiría aumentar el volumen y reafirmar el tejido. La sutura descripta por Serdev abría una puerta muy importante para alzar y fijar el tejido del rostro o de otras partes del cuerpo.
Esta metodología ha demostrado su utilidad en pómulos, mentón, glúteos y mamas.
El Dr. Rafael Spagnuolo utiliza esta técnica con hilos no reabsorbibles obteniendo excelentes resultados de tensión y reafirmación del óvalo facial.
Existen una gran variedad de hilos en la actualidad; la última novedad son los hilos japonenes V LIFT, no de muy fácil aplicación con una técnica sencilla e indolora. Se trata de hilos de polidioxanona, un material de amplia experiencia en tolerancia y sin reacciones alérgicas en campos de la cirugía. No requiere ni cortes, ni anclajes, sin suturas, sin conos, sin espículas. Pueden utilizarse para el tensado de:

1) ARRUGAS PERIOCULRES
2) ARRUGAS DE PARADOS
3) OVALO FACIAL
4) AREA SUBMENTON
5) CARA
6) SURCOS PERIBUCALES
7) CUELLO
8) FLACIDEZ DE BRAZOS CARA INTERNA
9) GLUTEOS
10) ESCOTE
11) CARA INTENA DE MUSLO
12) ZONA PERIUMBILICAL
13) ABDOMEN
14) CARA INTERNA DE RODILLAS
15) MANOS

Indicaciones y contraindicaciones.

La ventaja de la cirugía estética mini-invasiva del rostro y cuello con hilo tensor son muchas, podemos sintetizarlas en los siguientes puntos.
Cirugía mínimamente invasiva con anestesia local.
Intervención ambulatoria que no requiere hospitalización.
Posibilidad de más sesiones de tratamiento.
Posibilidad de revertir el procedimiento sin cicatriz al removerse el hilo tensor con facilidad.
Relativa larga duración del resultado.
Ausencia de verdaderas complicaciones.
Reposicionamiento de la estructura anatómica.
Modelación del proceso de envejecimiento.

Las indicaciones más importantes

Pacientes con actividad pública importante.
Pacientes que lo solicitan de manera expresa.
Pacientes que rechazan la cirugía tradicional.
Pacientes que rechazan la cicatriz.
Pacientes con riesgo de formar queloides.
Pacientes con flacidez inicial o no muy avanzada.

¿Para quién está indicado este tratamiento?

La experiencia internacional sugiere que los mejores candidatos para la técnica mini-invasiva con hilos tensores, son hombres y mujeres entre 35 y 65 años de edad, con leve o moderada flacidez tisular que desean mejorar su aspecto exterior para un rostro más juvenil y natural.