Un tratamiento en el cual se necesita sin duda interpretar la necesidad del paciente.
Habitualmente se trata de pacientes que han adelgazado o por motivo de edad han perdido parte de la grasa natural que sirve de sostén. Estas depresiones se tratan junto con el pómulo.
Lo ideal es tratarlo con rellenos de alta densidad que permiten proyectar naturalmente el pómulo y región submalar sin excesos.
Los materiales habituales son ácidos hialurónicos de gran reticulación y eventualmente combinarlo con hidroxiapatita cálcica que mejora Además el tensado de la zona.
ver foto y galeria