Electroestimulación / Ondas rusas e Interferenciales

Qué es la electroestimulación?

La electroestimulación también conocida como gimnasia pasiva es la técnica que utiliza la corriente eléctrica, para provocar una contracción muscular. Mediante un aparato llamado electroestimulador, se utilizan las contracciones musculares con fines estéticos, deportivos o terapéuticos, tanto para rehabilitación como para el tratamiento del dolor.

La electroestimulación desde hace ya mucho tiempo que se utiliza en rehabilitación, con excelentes resultados en el tratamiento de la atrofia muscular, la potenciación, las contracturas, el aumento de la fuerza, la profilaxis de la trombosis, la estimulación de los músculos paralizados y el tratamiento del dolor (corrientes TENS).

¿Qué es un electroestimulador?

Un electroestimulador es un aparato capaz de emular a la perfección los estímulos que producimos de modo natural, cuando ordenamos a nuestros músculos que se muevan. La imitación, tiene tal calidad que puede llegar a mejorar la actividad del propio cuerpo.

A través del entrenamiento voluntario es difícil llegar a la contracción de todas las fibras musculares, este trabajo requeriría el levantamiento de pesos tan elevados, que las articulaciones acabarían resintiéndose. Sin embargo, los electroestimuladores lo consiguen gracias a que trabajan el músculo con toda esa intensidad, pero sin necesidad de hacer sufrir a las rodillas, los codos, los hombros o los tobillos.

El Dr. Rafael Spagnuolo utiliza el Interfer Maxim, un moderno electroestimulador muscular que permite la realización de diversos tratamientos mediante el empleo de electroterapia basada en corrientes alternas de frecuencia media, ideal para rehabilitación y estética.

El electroestimulador que emplea utiliza Corrientes Rusas o de Kotz y Corrientes Interferenciales, con la ventaja sobre otros aparatos de de producir estimulación muscular profunda al disminuir el grado de impedancia cutánea, sin riesgos ni molestias para el paciente.

Ondas rusas

Las ondas Rusas fueron descriptas y estudiadas por el médico Y. Kotz en el año 1977, debido a su capacidad de lograr importantes cambios en el trofismo muscular. Estas corrientes deben su nombre a la procedencia rusa de este médico y fueron empleadas por primera vez en Moscú para contrarrestar la atrofia muscular de los astronautas y para el entrenamiento de los deportistas olímpicos.

Se trata de corrientes de media frecuencia moduladas con señales de baja frecuencia, la corriente de frecuencia media tiene por objetivo la disminución de la resistencia de la piel permitiendo a la señal de baja frecuencia actuar en profundidad sobre la musculatura deseada. Se produce una contracción profunda sin las molestias que causan otros electroestimuladores, sin riesgos de quemaduras químicas, ni hiperemias en la zona de los electrodos y con la mayor eficacia tanto de otros electroestimuladores como de la misma naturaleza.

El Dr. Kots, usando un aparato tensiométrico, fue capaz de mostrar que la tensión muscular producida por un electroestimulador muscular de ondas rusas era un 30% superior a una fuerte contracción muscular voluntaria. Este descubrimiento fue corroborado por el Dr. Ikal (en Sport Science and Sport Medicine) en 1967 y por Bigland-Ritchie (en Clínica y Medicina Molecular) en 1978, entre otros autores destacados.

Las ondas rusas son ideales para tratamientos altamente tonificantes y modeladores del contorno muscular gracias a su capacidad de lograr notables cambios en el trofismo y función muscular.

Para qué sirve la Electroestimulación por Ondas Rusas?

Las principales indicaciones de las Ondas Rusas en Estética son:
∗    Flaccidez y modelación de contornos corporales
∗    Levantamiento e hipertrofia de glúteos
∗    Tratamientos pre y post-partos

En rehabilitación están indicadas en:
∗    Atrofias por desuso
∗    Períodos de inmovilización post-yeso
∗    Fortalecimiento en procesos post-quirúrgicos
∗    Procesos post-traumáticos
∗    Rehabilitación deportiva

Ambos tipos ondas además de su característico efecto tonificante y modelador del contorno corporal, tienen un efecto adelgazante a la acción drenante de ambas corrientes.

Ondas interferenciales

Se trata de una corriente alterna de media frecuencia con ausencia de propiedades galvánicas con un gran efecto de profundidad y bajo efecto sobre la piel, por tanto ideales para ser utilizadas a nivel muscular, permitiendo aumentar la intensidad de la corriente en los tejidos profundos sin peligro de efectos electrolíticos sobre la piel.

Para qué sirve la electroestimulación por ondas interferenciales?

Las corrientes interferenciales poseen un amplio espectro de aplicación tanto en estética como en rehabilitación. Actúan fortaleciendo los músculos, estimulando la circulación y en rehabilitación reduce el dolor. En este sentido pueden ser usadas en los siguientes trastornos:

Fortalecimiento muscular
∗    Artrosis
∗    Síndromes por abuso
∗    Períodos de inmovilización post-yeso
∗    Procesos post-quirúrgicos
∗    Contusiones y esguinces
∗    Rehabilitación deportiva
∗    Flacidez muscular
∗    Modelación de contornos corporales
∗    Tratamientos pre y post partos

Estímulo circulatorio
∗    Anomalías debidas a trastornos del equilibrio neurovegetativo
∗    Edemas post-traumáticos y post quirúrgicos
∗    Edemas localizados
∗    Insuficiencia venosa
∗    Hematomas residuales
∗    Hemartrosis
∗    Anomalías circulatorias

Analgesia
∗    Proceso post-trauméticos
∗    Mialgias
∗    Neuralgias
∗    Espondilosis
∗    Periartritis
∗    Neuropatías por atrapamiento
∗    Analgesia post-quirúrgica (dermolipectomías, cesáreas etc)

En qué zonas se aplica?

Pueden aplicarse en casi cualquier grupo muscular teniendo en cuenta las contraindicaciones mencionadas más abajo. Normalmente se utilizan para la zona glútea, piernas (especialmente aductores y cuádriceps), brazos, abdomen, espalda y pectorales.

Cuántas sesiones son necesarias?

Las sesiones necesarias dependen del tratamiento a realizar, de la zona y del estado muscular. Cualquier tratamiento necesita un mínimo de 15 sesiones, para mayor eficacia se requieren que éstas estén repartidas 3 veces por semana.

Qué precauciones se deben tener?

La única precaución especial es estirar los músculos tratados luego de cada sesión, igual que si se hubiera practicado deporte.

Como en cualquier tratamiento estético en el que busquemos un resultado significativo y duradero, hay que cuidar la dieta y practicar alguna actividad aeróbica. El tratamiento será más efectivo si el paciente realiza además actividad física los días que no acude a las sesiones. Podrá hacerlo también los días de sesión siempre que se encuentre en un óptimo estado físico y muscular que evite la fatiga de los músculos, agujetas y dolores que impidan luego aplicar el tratamiento correctamente.

Se puede combinar con otros tratamientos estéticos?

El tratamiento muscular con corrientes eléctricas es perfectamente combinables con otros tratamientos estéticos, como la mesoterapia, la electroporación, la presoterapia, la radiofrecuencia, todo tipo de masajes etc.

Tiene contraindicaciones?

Las terapias con corrientes de media frecuencia se encuentran contraindicadas en los siguientes casos:
o    Pacientes portadores de marcapasos
o  Zonas de piel que presenten heridas abiertas o micosis
o    Gangrena
o Prótesis metálicas subyacentes de localización superficial, en el caso de que el paciente experimente dolor
o    Zona abdominal en pacientes embarazadas
o    Procesos neoplásicos subyacentes
o    Isquemia por insuficiencia arterial
o    Úlceras varicosas
o    Flebotrombosis
o    Síndromes febriles
o    Pacientes Epilépticos
o    Aplicación sobre órganos de los sentidos
o    Zona génito-urinaria en caso de que el paciente      tenga colocado un DIU
o    Procesos infecciosos
o    Tumores
o    Inflamaciones locales